Sábado, 02 Agosto 2014
Adicciones Sociales
No menos importantes y graves, aunque más complicadas de entender al no existir sustancia que produzca sintomatología, las adicciones sociales se caracterizan por los mismos síntomas que la adicción química:

Compulsión en la realización del acto en cuestión (falta de control)
Cambio de motivaciones (lo que antes gustaba, ya no resulta tan atractivo)
Aumento del tiempo invertido en estas actividades.
Sentimiento de culpabilidad tras la realización del comportamiento.
Llamadas de atención por parte de la gente allegada por el exceso en la frecuencia del comportamiento (tiempo en Internet, llamadas de móvil, trabajo,…).
Promesas a familiares y amigos de que no volverá a ocurrir, pero se vuelven a presentar episodios.
Hacerlo a escondidas.
Cambios en la personalidad:
Introversión-aislamiento
Apatía o agresividad
Labilidad emocional (cambios repentinos de humor sin que nada lo justifique).
Relaciones con personas o círculos que provocan y cronifican esa forma de vida.
Alteraciones cognitivas que producen que la persona no tenga iniciativa, sea impulsiva, presente déficits de atención, memoria y de razonamiento (graves problemas se ven sencillos y pequeños problemas se ven sobredimensionados…), abandono de responsabilidades.
Estos cambios se instauran de manera lenta e insidiosa. Son adicciones sociales: Nuevas tecnologías (Internet, móviles, videojuegos..), ludopatía, sexo, compras compulsivas, comida, trabajo, adicciones afectivas (a personas).